PROMO
AL AIRE LIBRE

Palomicas

Fernando Fernandez 27/08/2016 [Cultura] [Literatura]

A mi padre

¿Palomicas a mí? ¡No por piedad!
Sólo ve cómo ponen el pretil:
ya no hay quien se acode luego ahí
para ver la ciudad.
Si una pluma interrumpe el haz de luz
no hay duda, es bien segura la amenaza
de infición.
Ninguna afrenta es peor
ni más ignominiosa
que su atroz deyección.
¿Y has visto cómo tienen las sendas con sus cales,
las sendas y las bancas de los parques?
Y al atán victorioso General oriental, 1
palomicas, ¿has visto cómo han puesto
al atán General?
Palomicas a mí, ánimas truncas,
¿qué castigo pagáis con ser de aquí?
Ayer ya erais así,
mañana así seréis, ay, siempre así.
Su penosa manera de rondar,
oh, muy ganosas, las palomas,
olvidadas de toda altanería
y dignidad.
1 Las frases del General José Gervasio Artigas (1764-1850), prócer máximo de la República Oriental del Uruguay (“La causa de los pueblos no admite la menor demora”, etc.), reproducidas en la base de su monumento, hacen a la luz oblicua del atardecer un logrado contraste con el desparpajo de las palomas y la feracidad del parque.