En vivo

AL fm

Loading...

AL música

Entrevista con Martín Delgado: Chris Koltay


Transcripción y traducción al español por Andrés Lupone.

Siempre es interesante invitar al estudio a músicos y productores. Hoy tengo de invitado a Chris Koltar. Chris, ¡Bienvenido!-

Gracias por recibirme en este hermoso lugar.

Desde Protomartyr hasta Mint Field, Shigeto y muchísimos otros músicos y proyectos… ¿Qué estás haciendo aquí? Cuéntanos.

 -Bueno, ¡Tú me invitaste! Estaba en Ciudad de México  mezclando a BADBADNOTGOOD y el último show de la gira fue aquí, en SONAR. Me encanta esta ciudad, amo México. Sabes cuando eres una persona que está de gira,  llegas a conocer lugares por uno o dos días, pero no hay muchas ventajas, duermes en camas que no son la tuya y ese tipo de cosas, es pesado… Así que ésta ocasión le hablé a mi esposa Julie para que viniera por unos días. Desafortunadamente nos vamos mañana, tenemos vidas y trabajos en Detroit a los cuales regresar.

 ¡Me encantaría vivir en ésta ciudad! Últimamente he estado pensando demasiado donde vamos a vivir mi esposa y yo  dentro de los próximos  20 años, amo Detroit y siempre tendrá un lugar especial para mí,  pero me gustaría hacer un cambio radical. La cosa es que será más difícil convencerme  a mí que a mi esposa, pero no hay razón por la cual no tengamos dos estudios. 

¡Hay tantas bandas y talento en ésta ciudad! En el país en general, es una pena que no reciban la suficiente publicidad internacionalmente. La gente siempre habla de las bandas de Nueva York, Londres, Los Ángeles, pero no es que sean de ahí. Las bandas se mueven a esas ciudades porque ahí sí hay una infraestructura musical. 

-Honestamente, no he escuchado algo que no me guste en esta ciudad. El otro día fuimos a un antro muy malo, pero fuera de eso no hay algo que me decepcione. Cada vez que voy a un bar término viendo a una banda increíble, también he tenido la suerte de contar con buenos guías como: Audrey, Rodrigo,  Diego y ahora tú…

-Ese tipo de cosas fue lo que me orillo a mudarme a Detroit en su momento. Yo no soy de ahí, pero presencié muchas bandas y estudios en mi infancia. En aquél entonces los estudios tenían un sonido muy estéril de ProTools, también había un sonido en la ciudad, al cual no sé cómo llamarlo, era una especie de LoFi music…el cual se sentía con una aproximación musical más honesta. Había tantas oportunidades para vivir en  la ciudad y por eso fue que decidí irme allá. Cuando lo hice todo mundo me decía que, que iba hacer allá…que si estaba loco y a hora que me quiero mudar a México pasa exactamente lo mismo.

Creo que mucha gente tiene una idea errónea de México debido a la imagen que Trump ha implantado.

Sabes el problema realmente es que hay mucha gente le gusta alimentarse de las  malas noticias, porque es la película del día a día.

-Así es, para él  la cosa está en energizar su filosofía de que la gente es diferente a él  para que tenga miedo a la gente que es diferente a ellos. En la frontera del país hay gente checando quién entra y quien no, pero cuando entro a esta ciudad me doy cuenta de que es como cualquier otra ciudad. No hay algo en ésta ciudad que no haya visto en otra. Excepto por la comida que es más deliciosa aquí y que la gente es muy amable. La vibra es increíble.

Son varios mundos. Tienes el aspecto de una gran ciudad moderna y a la vez tienes el aspecto de pequeñas ciudades y pueblos en lugares como; los mercados. Es muy auténtico. Ese contraste es genial.

-Es como si nadie estuviera abandonando nada. Hay muchos cambios en cuanto a la modernidad pero nadie está abandonando el pasado de la nación. 

En cuanto a las bandas, algo está pasando, hace diez años la  influencia de los Estados Unidos era enorme, las bandas estaban tratando de sonar a U2, Nirvana, Radiohead… y la personalidad estaba un poco perdida. Siento que ahora las bandas tienen su propio lenguaje, su propia personalidad. Toda esta variedad de ideas están empezando a construir esta nueva escena, que es muy rica, en la CDMX y en todo el país. Desde Tijuana hasta Yucatán y Guadalajara ves bandas que son increíbles. 

Hay una escena en Hermosillo, Sonora. Es una escena en medio del desierto donde todos estos chicos de 18 años están empujando los límites del punk. También tienen mucho de qué hablar en las letras. No están hablando de lo que sea. ¡Así que es un buen momento para mudarse aquí! Vamos…

Sí… Yo no soy de esos liberales que odian su país, pero no soporto a gente ser mala con los demás y siento que hay que enfocarse en cosas que son más importantes como la música y el arte. Al contrario de darle a la gente rica sus impuestos. 

-Lo chistoso es que nuestro gobierno le dice a la gente que no vaya a México o verán… Y yo veo, pero veo estaciones de radio, hermosas y venues que apoyan a sus músicos locales, como SONAR. 

-Yo quiero vivir en un lugar donde sienta que la gente lo está haciendo bien. Porque de repente te das cuenta que hay bandas  con mucho éxito como; The National y The Flaming Lips pero también hay una brecha enorme de bandas  que no ves salir nunca  de la ciudad o que van de tour por diez días y luego se separan. Es como si no hubiera un punto medio. Pero siento que aquí si existe un gran punto intermedio. Veremos lo que pasa… 

-Ahora tengo a un crew al cual tomar en consideración. Aunque pongamos un estudio en la casa de Audrey y vengamos por tres meses cuando haga frío, no importa.

Ahorita estamos escuchando tú música  ¡Está increíble! Cuéntanos un poco sobre ella.

Solía tourear con ésta increíble banda llamada Deerhunter, quienes eran como mi familia. Tocamos en Berlín y  me encontré a este increíble ser humano llamado Robert Aliki Brilow. El hace música con muchos sintetizadores y también maneja una tienda de sintetizadores en Nueva York llamada “Control”. Empezamos a hablar de síntesis modular y de cómo no tenía una banda por estar en sus cuarenta y las dificultades de que tres personas o más hagan algo. 

-Rob me ayudó a crear un sistema muy simple de síntesis. Cuando estaba listo no sabía realmente lo que iba a hacer con él. No sabía si hacer Techno o lo que sea. No tenía nada planeado. En el momento trabajaba para una revista llamada “Tape Op” y se me ocurrió enviarles piezas música hechas a partir de sintetizadores. En el momento mi sistema ya era muy largo.

-Después Trump ganó las elecciones y tuve la necesidad de hacer música para relajar el ambiente. Mi esposa y yo somos feministas y necesitábamos un poco de luz. Me fui abajo a improvisar música ambient mientras mi esposa se estaba bañando arriba. 

-Siempre me han gustado artistas como Brian Eno, pero no quería sonar como él. Ahora todo mundo hace música Ambient. Se compran tres pedales de reverb. Me di cuenta de la abundancia de posibilidades en el modular. Quería sonar a Terry Riley o Steve Reich, usando ese método del contrapunto y las composiciones largas. 

-Este disco surgió porque mi amigo Adam Granduciel de The War On Drugs me invitó a abrir unos shows de su banda y tuve que correr a mi casa a hacer un disco de Ambient. En un momento pensé que probablemente no iba a lograr hacer un disco, pero a la vez no quería llegar a tocar enfrente de tres mil fans de rock bebe-cerveza sin tener un disco o un cassette. No era realmente mi escena. Tuve la fortuna de estar trabajando para Third Man Records y trabajé con gente increíble que me ayudó a crear este disco en tres semanas. Finalmente me decidí sentarme a hacerlo y lo acabé en un día para que al siguiente se masterizara. 

-(Entre risas) Cuando las copias se estaban imprimiendo me di cuenta de que en realidad sólo iban a ser dos shows. Yo pensando  que me iba a ir de Tour y tenía que tener un disco para ese entonces. 

El síndrome del hombre de 50 años.

-Exactamente. También pasé seis meses con esa banda haciéndoles sonido en su gira y nos encariñamos mucho. Los quiero a todos ellos, fui su primer empleado. De hecho voy a volver a tocar con ellos en diciembre, en el “Drugcember” en Philadelphia. 

Al final me di cuenta de que toda mi preocupación fue realmente por sólo dos conciertos, pero me enseñó a no ser tan aprensivo  al respecto. Es sólo un disco, habrá más… Hay que ser prolífico, no aprensivo. Adam, sin estar consciente de ello, me dio ese consejo.

Ese es el mejor consejo, si empezamos a dudar todo se va para abajo. 

Me ha pasado cuando le mezclo a bandas. A veces me dicen cosas ridículas como “¿Le puedes bajar al Hi-Hat?”. Ahí me doy cuenta de que no están escuchando el disco, sino las canciones. Yo veo las canciones por cosas como si es buena para estar borracho, para besarse con alguien, pero dudo mucho que la gente esté como de “¡Es una pena que ese Hi-Hat esté tan alto!” Jajajaja. 

Toquemos una canción… ¡Ésta canción es hermosa! Muchas felicidades. Mándame el vinilo, supongo que todavía tendrás algunos.

-Todavía tengo un par… La primera tanda de 150 ya casi se acaba, pero voy a volver a imprimir el disco. Te mandaré uno. De hecho esta primavera sale el segundo disco y vendré a  México para tocarlo. Van a ser siete shows, en siete días.

Bueno, vamos a poner un poco de Shigeto. 

(Martín pone “Divine Family” de Shigeto al Aire Libre)…

Estábamos hablando del reverb en la canción. Llega un punto en el cual la banda desaparece y solamente se escucha la reflexión de ésta reverberación eterna. Que paisaje tan increíble. 

-Bueno, la gente que tocó en esa grabación lo hizo muy fácil. Zach tiene una musicalidad muy amplia. Se sentiría avergonzado de oírme decir esto pero es un músico increíble. También todos estos músicos con los que creció, experto por Das. Él es un DJ de Nueva York y un gran percusionista. Es una de las personas más talentosas que he conocido, lo ves como DJ con dos discos a la vez como un maestro. Yo he sido DJ un par de ocasiones y la mayoría del tiempo no sé qué demonios está haciendo. 

-Esta fue la primera vez que Zach grabó un disco en vivo. La mayoría de las veces el graba todo en su casa y luego el viene a mi casa a mezclar. Con éstos chicos es un proceso un poco parecido. Todos son seres humanos que están en contacto constante con lo que es hacer muy buena música. Así que ponerle reverb fue una buena idea y estoy feliz de que se me haya ocurrido esa ida, pero el reverb no puede asegurar que la música tenga algo, y estos tipos sí lo tuvieron. El material de fuente también ayudó mucho a la situación, yo también toque en esa canción. Toqué drones con mi sintetizador modular.

-El disco de Thomas Fehlmann y Terrence Dixon fue otra cosa por completo. ¿Conoces a disquera “Tresor” de Berlín?

¡Por supuesto!

-Bueno, Paolo, de la disquera, es un gran amigo y me dijo que Fehlmann iba a estar en la ciudad por unos días y quería armar algo con Terrence en un estudio. Conozco a Terrence desde hace mucho, pero nunca nos habíamos conocido en persona. A Thomas tampoco lo conocía, pero conozco el trabajo de esa gente desde hace mucho tiempo y se armó un chance de hacer algo. 

-Básicamente entré al estudio antes que ellos para dejar todo listo, y a la hora de apretar el botón de grabar ellos se siguieron por todo el día. Y Terrence es como… No sé, cómo describirlo, pero es como el Sun Ra del Techno, o algo así. Es un ser humano hermoso. Siento que probablemente tiene contacto con seres de otros planetas. No lo puedo explicar. 

-El primer día nos juntamos a hacer mucha música, Básicamente Terrence hacía algo y Thomas decía como “¡Hay que hacer eso!”. Como Terrence es una persona muy prolífica es bueno tener a alguien como Thomas que sea alemán y diga como “No, esta es la línea de bajo”. Era increíble verlos trabajar juntos. 

Es como si él tuviera una piedra, ¿No?,  y esa piedra se empieza a mover en el cuarto.

-Sí, Fehlman está loco, pero el siguiente día nos juntamos y Terrence había llegado un poco tarde. Dijo que estaba apenado, que había dormido poco por estar toda la noche haciendo música porque se había inspirado mucho del día anterior. Así que empezamos a grabar una nueva canción, y recontando los tracks que había hecho en la noche llegó a la cuenta de 65 sesiones. Luego escuchamos casi todas y eran realmente buenas. 

¿Cómo le hicieron para escogerlas? 

-Fue difícil, todas tenían algo que le podría gustar a cualquier persona. Pero al final todos estábamos muy felices de lo que logramos. Era bueno ver a alguien como Terrence, de Detroit, haciendo beats de locura en su casa sin prácticamente ningún recurso. Lo hizo todo por sí mismo. Luego Thomas es alguien muy establecido. Tiene su propia disquera, es todo un OG en su escena. Es el Don, o como sea que lo quieras llamar. Luego, el ver esos dos mundos combinarse fue algo impresionante. Ya había escuchado su respectiva música antes, pero también vale la pena ver esas historias que están detrás de los discos. Ambos querían hacer algo realmente genial. 

-Años después, Terrence y yo tenemos una banda ahora. Es básicamente una banda de ambient. Tocamos un show en Detroit en “Motor City Wine” Si quieres ir a un lugar auténtico  de Detroit, ese es el lugar al que debes de ir. Todos en Detroit son DJs, y suena a que es una broma, pero realmente todos los lunes ves a toda esta gente hacer unas fiestas loquísimas. 

-En Detroit hay mucha cultura vegana. Por cinco dólares puedes comprarte un bowl y ver noches de techno los lunes, y en los miércoles puedes ver a la banda de Shigeto en la noche. Luego toca gente como Joe Dickson. Es un lugar con un gran patio y una buena selección de vinos. 

Habrá que ir a Detroit… 

-Deberíamos de hacer un intercambio o algo…

Absolutamente, hay que intercambiar especies, veremos que aliens podemos intercambiar por aquí…

-Deberíamos de hacer un túnel a Detroit.

Vamos con el Chapo, el sabe cómo… 

-Están buscando túneles que pasen por la frontera, no túneles que vayan directo de la ciudad de México a Detroit… 

Que se conecten a sus respectivos baños (De el baño de la estación al de “Motor City Wine”). 

(Los dos ríen)

Cuéntanos que otros planes hay para el futuro…

Bueno, regreso. Y creo que una de las primeras cosas que voy a hacer es volver al estudio, que estuvo en mantenimiento por un problema con la electricidad. Entonces no sé hasta cuanto tiempo podrá volver al estudio. Julia y yo llevamos a cabo éste estudio que tiene una cantidad enorme de equipo, y ahora está almacenado todo un una gran pila de cajas en un cuarto porque tuvimos electricistas toda la semana. Así que cuando vuelva vamos a poner todas nuestras cosas donde van. Luego los “Go Rounds” van a venir aquí en Halloween y van a tocar. 

-Ellos son muy geniales. No sé cómo describirlos; todos son muy buenos instrumentistas y hacen un tipo raro de música psicodélica, pero su cantante tiene un rango muy loco y es muy talentoso. Muchas veces son comparados con Radiohead y Wilco, pero yo siento que probablemente ellos son un poco mejores que esas bandas en estos días, tal vez no como  cuando esas bandas estaban en su momento. 

-El año pasado vinieron a mi casa e hicieron un disco, y ahora están preparando uno nuevo, justo antes de que vinieran aquí. Así que voy a poner todas las cosas donde van y voy a empezar a hacer un disco para esos chicos. 

¿Te sabes el nombre de alguna de las canciones? Vamos a poner una…

-Ahm… Foxtrot es una buena. Es la primera del disco. De hecho van a estar aquí pronto, para que vayan a verlos. 

(Suena “Foxtrot” de The Go Rounds”)

¿En esos momentos en los que no tienes trabajo y la escena musical está medio dormida, se acaba, no?

-No sabría decirte sobre eso, enero es un poco raro, siempre hay un par de meses raros. 

Yo manejo un estudio de grabación, es muy de la mano a la boca. Creo que debido a la inmediatez de los estudios, el grabar ya no es una comodidad especial. Todo mundo conoce a alguien con quien puede grabar. Siento que como todos están escuchando MP3’s en sus teléfonos.

Tan solo con una computadora, un micrófono, ProTools y una interfaz ya puedes hacer música.

-Sí, tienes eso y ya estás. En los Ángeles tenías esta industria super cotizada, pero cuando llegó ProTools y la combinación con el DigiDesign monopolizando con condicionar a los estudios para comprar más hardware para actualizar el software. Terminaban invirtiendo como 20 mil dólares en esos productos.

Un año después, se ve obsoleto.

-Sí, pero ahora los estudios se multiplicaron en muchos pequeños estudios y la competencia aumentó. Ahora la gente va a trabajar algo al garage de sus amigos. También en Detroit ya no existe esta cosa de que la gente venga con demos a grabar a un estudio más profesional, tiene que ver con que la escena de Detroit no es tan fluida como la de los Ángeles.

-Soy un poco vacilante con el no preocuparme por la falta de trabajo. Trato de no preocuparme pero en meses como diciembre, que no sale mucho, me preocupo. Mi esposa me dice que algo siempre va a salir pero yo no logro quitarme esa espina de la cabeza. 

Lo bueno es que también escribo para la “Tape Op” magazine. 

Estás viviendo el sueño

-Estoy viviendo, jaja. Pero estoy muy agradecido con mis cinco trabajos.

Una de las cuestiones con las bandas en México es que ninguna vive de su música. Todos tienen trabajos alternos. Los que pueden hacer dinero de la música son pocos.

-Como tú y yo… 

-Creo que mucha de la gente que se muda a Detroit ahora están en otro tipo de trabajos y no empiezan bandas.

Hubo una era en Detroit en la que parecía el fin del mundo, hace 10 años parecía muy triste. ¿Parece que está resucitando verdad?

Sí, bueno no sé que tan genuino sea eso, pero hay mucho crecimiento. Antes la gente se quejaba de pagar cuatrocientos dólares por un apartamento y ahora los lofts están a tres mil. 

-Parece que esos lugares están atrayendo a recién graduados de pantalones ajustados y barba quejándose de cosas que hace cinco años ni eran posibles. 

-La primera vez que fui a un hospital en Detroit, una señora trató de dejar una botella y medio de oxígeno directo a mi brazo porque ella no tenía un contenedor para poner la línea del antibiótico. 

-De hecho, tuvo que gritarle, hasta dije groserías y todos estos doctores vinieron. Les dije que ella quería poner una botella y medio de aire en mi brazo y ella dijo como “normalmente se necesitan tres botellas de aire para causar un infarto” y yo le respondí diciendo que no estaba tratando de romper el record.

-Detroit es una gran ciudad y siempre lo ha sido, pero es raro verla ir de ser tan retorcida a como, bueno, entramos a un bar el otro día y vimos a un sujeto. Íbamos a tomar tan sólo una bebida y saludar a unos amigos. Mi esposa fue a la barra y ese sujeto se ofendió y nos reclamó “Hay una fila, estamos esperando por mucho tiempo” y yo ya no supe que decirle. Le dije “Recuerda esto” y me fui caminando. 

-Eso pasó en un pueblo Mexicano de la ciudad, pero ese tipo definitivamente no era mexicano, venía de Indianápolis o algo así. Claramente no conocía tanto el pueblo como yo. 

-Yo sé que si caminas por ese lugar es posible que despiertes sin un riñón o algo así, y ahora vez a gente quejarse de que el ramen no es tan bueno. La verdad es que no he visto a tanta gente de Detroit ponerse en este crecimiento de riqueza, pero yo he estado aquí por 25 años y he vivido en el mismo lugar por 17, estoy establecido pero aún así ajetreamos. Julie es la jefa de su propio negocio, los dos somos auto-empleados.

Así que tú y tu esposa no tienen un jefe, eso es algo bueno.

Bueno, yo sí tengo una patrona, es ella. Julie no tiene un jefe, si tiene uno sería Dios o algo así. 

Háblanos sobre Mint Field… Chris fue el ingeniero del primer disco de ésta banda mexicana. 

-Sí, fue en el verano, hace dos años. Eso vino de la nada, en mi estudio.

¿Cómo sucedió?

Estaba toureando con Deerhunter principalmente, pero también con mucha otra gente. En esas fechas conoces a un montón de gente. Promotores, bookers, etc… Ahí conocí a este tipo llamado Walter (no voy a decir su apellido porque es francés y probablemente no lo voy a pronunciar bien y alguien me va a matar). El maneja esta compañía de producción llamada “Super Monomoore” y empezó a ser manager de bandas. Por alguna razón empezó a ser manager de Mint Field. Las vio tocar un día y dijo que fue increíble. La disquera las quería traer a Detroit para grabar y me contactaron.

-Para empezar, yo grabo a cualquiera. He grabado a bandas malas suburbanas de metal, no me importa. Mientras te importe y lo hagas en serio, me voy a asegurar de que tengas un gran disco. La mayoría de la gente que viene a mi tiene el mismo servicio que le doy a todos. 

-Así que me mandaron los demos y me gustaron. El manager me dijo que estaban entre los 20 y 21 años y que eran unas chicas veganas de Tijuana. Hice FaceTime con Amor y Estrella. Son muy dulces y estaban muy nerviosas. Les hablé de mi carrera y les pareció adecuado trabajar conmigo, así que bookeamos las fechas y llegaron a mi estudio. 

Era la primera vez que grababan en un estudio y lo hicieron espectacularmente. Yo nunca fui así de talentoso a mis 20 años. Tocaba la guitarra decentemente pero mi visión no estaba tan bien direccionada como la de ellas. Así es mi trabajo, es como sacar un rayo luz de las botellas. Definitivamente habían practicado mucho esas canciones antes de venir, pero también muchas cosas pasaron en el momento de manera espontánea. Habían cosas que definitivamente no estaban en los demos que escuché. 

-Son gente increíble. Mientras vivieron con nosotros, Julie y yo estábamos encantados con esas chicas, eran muy amables. Normalmente las bandas se quedan en el mismo edificio en donde Julie y yo vivimos y donde está el estudio, y la mayoría de las veces nos sentimos aliviados cuando acaba el tiempo de grabación y las bandas se van a dormir, pero cuando ellas se iban Julie y yo las extrañábamos. 

-Cuando me preguntaron si me gustaba la comida mexicana les comenté que yo hago tortillas en mi casa. Tengo mi prensa y consigo la masa fresca y todo. Al contarles esto decidieron hacerme chilaquiles. Toda esa relación se siente palpable en el disco. Qué una experiencia muy bella para nosotros y para ellas. 

-Hay gente que no le gusta la música psicodélica, pero si hay un género de música que no te gusta… Por ejemplo, si no te gusta el techno yo te puedo poner un par de canciones de Juan Atkins que te van a cambiar de parecer, no importa mucho la etiqueta. En fin, cuando escuché el disco terminado con la masterización me pareció increíble. Casi todas las cosas que produzco son masterizadas por Heba Kadry, ella es una ingeniera en audio increíble. No necesita promoción mía, de hecho acaba de masterizar el nuevo disco de Björk. 

-Me gusta que este disco destaca en mi carrera por haber sido hecho por mujeres. Si ves mi catálogo es como una fiesta de salchichas. Yo y otros cinco hombres haciendo un disco, y me encanta que haya trabajado en algo que dos mujeres decidieron darle al mundo. 

Aquí le decimos “Fiesta de tornillos” 

-Me gusta mucho la combinación de ellas dos y como hicimos mancuerna los tres. Mientras estábamos en el estudio se les ocurría hacer algo y yo corría todo emocionado para abajo por mis pedales. Era algo muy inspirador. Creo que eso se siente mucho en el disco, volviendo a lo que decía de los géneros musicales. 

-Toda a la gente a quien se lo he puesto se ha impresionado mucho. 

La música es como una especie de Cocteau Twins, con texturas que parecen de sueños, pero a la vez no son del todo como Cocteau Twins.

-Definitivamente, es más pesado que eso. Escuchas el bombo del disco y es como si fuera un bombo de House, y todo eso es Amor misma. Yo soy un fanático del bombo, siempre me entusiasmo con él. Vengo desde una escena de house en Detroit donde he escuchado todo tipo de bombos en el House y le hago mucho énfasis al bajo. 

-Cuando estábamos mezclando Amor insistía en subirle más al bombo, y definitivamente tenía toda la razón. Eso es algo que a muchos ingenieros en Tijuana les causa conflicto, pero a mí no. Es su música, yo solo soy alguien que está ahí para ayudar a estas guerreras veganas de Tijuana. 

Nosotros las amamos aquí en la estación.

-Sí, son lo mejor.

Vamos a terminar la conversación con esta canción del disco de Mint Field, pero antes de que acabemos dime que otra música local de México has descubierto estos días.

¿Has escuchado a algunas bandas en este viaje?

-Déjame pensar… Descubrí a Los Cogelones. No es que haya descubierto a Rey Pila, pero son muy amigos míos, son un grupo de muchachos talentosos y apuestos. 

Vamos a tener una sesión con ellos, se han resistido un poco, pero aun así los queremos en esta estación. De hecho, Rodrigo me estaba diciendo ayer que le abrieron a The Cure, les pregunté sobre la presentación con más público que han tenido y me contaron sobre la vez que le abrieron a Depeche Mode. Cuentan que el lugar estaba saturado de gente, tal vez había dos mil personas. 

-Es bueno que finalmente tocaron frente a un público que equivale a su talento y su ego. Y digo ego en un buen sentido, esos muchachos tienen mucho orgullo e integridad, es lo que debí de haber dicho en un principio. Pero esos muchachos creen mucho en sí mismos. Se requiere de mucho bravado para subirse ahí. 

Ví a Rodrigo el otro día y está muy nervioso, hasta estaba sudando.

-Está tomando tres piernas (Expresión Estadounidense sobre tener suerte, viene de “Break a leg”)

Pero es una persona increíble, llego el otro día y me saludo dándome los cinco de manera muy entusiasta. 

-Es porque tuvo un papa genial que le enseñó a hacer eso desde una edad muy temprana. 

Chris, muchas gracias por venir.

-Fue todo un placer. Ya quiero volver aquí, volveré en la primavera para tocar unos shows al aire libre, de esos donde la gente trae sus mantas para acostarse. Seré capaz de hacer dormir a todos. 

Avísanos cuando suceda. Ahora eres un dueño de la estación de radio. Esperamos oír de ti pronto. Gracias por contar todas las historias. ¡Eres el rey de la conversación! “(King of conversation)”.

-¿Cómo dices (King of conversation) en español? Decidí que voy a aprender a hablar español cuando vuelva, es respetuoso para la gente. 

El Rey…

-(En español) El Rey…

De la…

-De la…

Conversación.

-Conversación.

Gracias Chris

Compartir en:

CONTENIDO RELACIONADO