En vivo

AL fm

Loading...

AL música

Esteban Ríos Cruz

Poeta binnizá
Asunción Ixtaltepec, Oaxaca. 

Premios de poesía: Premio Nezahualcóyotl en Lenguas Mexicanas 2018, en Poesía escrita, convocado por la Secretaría de Cultura a través de la Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas (DGCPIU); Premio de Literaturas Indígenas de América (PLIA) 2014, convocado por la UdeG, SEP, INALI, CDI, CONACULTA, en el marco de la FIL de Guadalajara; el Premio CaSa en creación literaria en lengua zapoteca 2012, en la categoría de Poesía, con la obra Caadxi diidxa’ za’bi’ lo bi/ Unas palabras al viento; el Premio de Poesía Casa de la Cultura Oaxaqueña en 1984, con el libro Desandar la memoria; el Premio Casa de la Cultura de cd. Ixtepec, Oax. (1980); el Normalista de Poesía en 1981 y 1982. 

Libros publicados: Desandar la memoria (1984); Canción en vigilia (1999); Dxi gueela gaca’ diidxa’/Cuando la noche sea palabra (2006); Ubidxa xti’ galaa dxi /Sol de Mediodía (2008); Ca diidxa’ guchendú/ Palabras germinadas, Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), 2008; Ca xquelaguidi dxizezá/Los huaraches del tiempo, FONCA/ELIAC( 2011), y Xaniaa gueela’/ Al pie de la noche (2014). El libro Ca guichu guendarieedasiló/Las espigas de la memoria, libro ganador del Premio Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicanas 2018, inédito. 

(La música de fondo en la cápsula que se escucha a través del 105.3 FM forma parte del catálogo de grabaciones del etnomusicólogo Raúl Hellmer)

DXI GUEELA’ GACA’ DIIDXA’

1.

Dxi gueela’ gaca diidxa’
zazaya’ lo ca neza xti’ guendalúgulu’.
Zabidxá’ lalu’ ne guendarieche’ xti’ yuze
ti ganda gúnacabe ni ra noo ca beleguí.
Ti be’za’ bixidú’ ziaba lo guidiladu,
chaahuigá, sica ti nisayé nandase lo beeu chii.
Zahuayá´ biitu’ riini’ xti’ guendaricaaxla’dxu’,
ziaa nisadxu’ni’ naxiñá’ rini xti’ ca guidiruaalu’.
Yaga bidxi xti’ tubi si bele,
zacaguinu’ sica chupa belechita zedacheza guibá’

CUANDO LA NOCHE SEA PALABRA
1.

Cuando la noche sea palabra
andaré los caminos de tus ansias.
Gritaré tu nombre con júbilo de toro
para que se escuche hasta las estrellas.
Un racimo de besos caerá en tu piel,
lentamente, como una llovizna en octubre.
Te morderé el cogollo de los suspiros,
escanciaré el vino rojo de tus labios.
Ramas secas de la misma hoguera,
arderemos como dos astros surcando el cielo.

2.

Yannadxí naca ti ba’du’ cadxé ló
ni caguite gaca nisayé lo galaa dxi,
ora ti ubidxa nagoondu
culaa ca xtuxhu ratiisi’ si.
Lo ti mexa’ ra cayune dxiiña’
guendarenda nuchiaa lidxidiidxa’, gui’chi’ ndahui,
ti naga’nda’, bigú guendaró, yudé…
Nagu’de’ lo ti gui’chi’ naquichi
runechaahue’ ca xtiidxa’ ne dxiibi’ ne guendarieche’.
Xi didxadú’ zanda gucaguí guendariedasiló
ne gusabi ruaa neza guendalé xti’ xtiidxa’.
Ruuyadxiá xaniaa guibá’ –guiigu’ xti’ biaani’-
ne cadi ridxela guendarannaxhii xti’ binni caxeleye’.
Tu bidó’ gundaa guendaroonda’ xti’ guendanabani.
Xiniá guendarioodxisi’, sica ti bihui
ndaani’ xpeñe yu’dxu’, ritubi lo
loa’.
Runa ca niaalu’ zeedadxiña, rigaanu’ xayanne ndiga,
ne guendaruxidxu’, xheela’, rusigueta naa xho’ xti’ guendanabani.

2.

El día es un niño despistado
que juega a ser lluvia en el mediodía,
mientras un sol taciturno
lanza sus rayos sin dirección alguna.
Sobre la mesa de trabajo
el desorden arremolina libros, hojas sueltas,
un refresco, restos de comida, polvo…
Inclinado sobre la hoja en blanco
acicalo mis palabras con temor y alegría.
¿Qué poema puede encender mi memoria
y arrojarme a la orilla el eco de mi voz?
Escudriño el horizonte –río de luces y
no hallo el cariño humano floreciendo.
¿Qué dios ha roto la melodía del vivir?
¿Por qué el silencio, como un cerdo
en su lodazal, se revuelca sobre mi rostro?
Escucho tus pasos acercarse, me tocas el hombro derecho,
y tu sonrisa, esposa, me devuelve el olor de la vida.

3

Ni cadi ganna guidxilayú di’, Mari,
runi noolu’ rarí’ rununi scarú.
Nisadó’, guibá’, ca dani, ra yoo yu’xhu’,
rácaca ti didxaxhiyuí’ pa lii ruuyu’ laaca’.
Guendaroonda’ xti’ berendxinga, guendariguibilaga xti’ gueela’,
rápaca guendaneza pa rusiecheca ni lii.
Xi xa’na’ nisayé xti’ diidxa’ zaniá tu nácalu’.
Cadi zanda guzaya ti guendaroonda’ guiní’ naa
ne qué guiliibenia’ guendananaxhi du’ xtiini’.

3

Lo que no sabe este mundo, Mari,
es que tu presencia lo embellece.
El mar, el cielo, los cerros, las casas en ruinas,
se vuelven una historia si los miras.
El canto de los grillos, el parpadear de la noche,
tienen sentido cuando te emocionan.
¿Bajo qué lluvia de voces te nombraré?
No me es dable erigir una canción tan íntima
y no quedarme atado a su ternura.


Compartir en:

CONTENIDO RELACIONADO