En vivo

AL fm

Loading...

AL música

FÖLLAKZOID – I

Por:  Andrés Lupone

Las leyendas del Psych latinoamericano regresan con un nuevo método de hacer música y un radical cambio en estética y alineación. En contexto, el trío de Santiago, Chile ya llevaba una buena racha de 10 años haciendo música. Su primer disco salió en el lejano 2009 y de ahí fueron creciendo exponencialmente, tanto en música como en visibilidad.

En 2013 publicaron su segundo disco llamado “II” bajo el reconocido sello de “Sacred Bones”. 

En éste disco el trío perfeccionó su toma en el Krautrock, entregando el sonido de éste disco por completo al género. 

Dos años después publicaron su tercer disco: “III”. Un disco en el cual seguían explorando el Kraut a través de recursos y sonidos más electrónicos, coqueteando con el techno. 

Su trayectoria ha sido larga pero con muchos frutos. Pasaron de ser una banda local de Chile a tocar en el LEVITATION, grabar una sesión con J. Spacemen (Spiritualized) y colaborar con la banda del director Jim Jarmusch. 

Hay muchas razones por las cuales pudieron haber decidido llamar su cuarto disco “I”. En general, cuando una banda titula un disco de manera homónima quiere indicar que puede ser tanto un regreso a sus raíces como una reencarnación. 

Dado el contexto actual en el que el bajista ya no forma parte de la banda y ahora son tan sólo un duo de guitarra/batería podemos deducir que el título puede significar el principio de una nueva etapa de la banda. 

“I” se aleja de la estética Krautrockera de “jams” en favor de un trance mucho más minimalista y simple. El proceso de éste disco también cuestiona los métodos en los cuales se puede hacer música y desafía las leyes de la composición y la estructura. 

El método consistió en grabar 60 tomas de guitarra, batería, bajo, voz y sintetizadores por separado y dárselas al productor Atom ™ para que las acomodara sin ninguna referencia o guía estructural. Dándole la libertad de hacer con esas tomas lo que quisiera en cuanto a términos de tiempo. 

Los cuatro tracks que conforman éste disco son tan parecidos entre sí que es difícil reconocer  las diferencias entre ellos.

Mi track favorito del disco es “III” por el impresionante desarrollo que tiene en los sintetizadores. Los primeros tres minutos de ésta canción son un desarrollo lento pero exponencial en textura y un curioso limbo entre la disonancia y la consonancia. 

En el minuto 5 entran unas voces que podrían sonar a que fueron procesadas a través de un Vocoder. En el sexto minuto entra el ritmo que llevamos escuchando en todo el disco: Un ritmo simple de bombo a-la-techno y guitarras rítmicas con harto delay. 

Después de una larga pausa en el minuto 13 el beat vuelve con una serie de capas de sintetizadores colapsando a un volumen muy bajo. 

Lo que más me gusta de la transición de este track al que sigue es la manera en que la cola del audio del final de “III” no acaba y se corta abruptamente al siguiente track, que empieza directo al ritmo.

“IIII” fue el primer single del disco (Quien sabe cual haya sido el criterio de selección, ya que todos los tracks son tan parecidos). Sin duda, sí es un gran final al disco. Concluye la serie de timbres e instrumentos que escuchamos a lo largo del disco poniéndolos todos al mismo tiempo (al contrario de los otros tracks, que le dan mucho espacio a cada elemento).

Conforme va avanzando la rola las cosas se vuelven mucho más obscuras y los timbres se mezclan entre sí como un enorme pero sutil muro de sonido.

“I” es un disco que puede polarizar a los fanáticos del trabajo previo de la banda, pero a la vez también puede atraer a otro tipo de público al universo hipnótico de éstos Chilenos. Es un disco que recomiendo a los fanáticos del Techno y el hipnótico trance de la vida nocturna. 

En algún momento la banda definió su sonido como “música electrónica interpretada por instrumentos” y ahora que sale ésta nueva faceta del proyecto no lo pudieron haber definido mejor.

Compartir en:

CONTENIDO RELACIONADO