En vivo

AL fm

Loading...

AL música

LIFTED – 2

Por: Andrés Lupone

En ensamble de Berlín vuelve después de cinco años con su segundo disco de estudio y traen consigo su trabajo más original y ambicioso. 

En 2015, el ensamble debutó con una compleja pero cuidadosa colección de improvisaciones que fusionaban los estilos que Matt Papich y Max D habían pulido durante sus carreras de solistas. Lifted se siente como uno de aquellos proyectos en los que dos individuos con un largo bagaje solista se encuentran para darle vida a una creación que tiene lo mejor de ambos mundos (Al contrario de las carreras solistas posteriores a una banda, donde usualmente los solistas deciden alejarse de aquello que habían cosechado en colectivo).

 En este disco, el dúo/Ensamble decide utilizar el estudio como el miembro fantasma de la agrupación, utilizándolo como un instrumento. La premisa se puede explicar con el track que abre el disco: “Now More Than Ever”, una canción que parece construir ideas que realmente no llegan a ningún lado al introducir beats que dan la sensación de un groove que nació y murió en tan sólo unos segundos. 

Si se tiene consiente que estas son una serie de improvisaciones la cadencia de los ritmos y las ideas melódicas se sienten naturales y humanas (a pesar de usar mucho instrumentos digitales que probablemente emiten un sonido que no proviene de algún impulso humano).

El dúo también explora terrenos como el free jazz al incluir instrumentos como saxofón y yuxtaponerlos contra ritmos electrónicos rotos y pads electrónicos en tracks como “Total Cure” (una canción que tiene momentos que me recuerdan a los paisajes sonoros que construyen artistas como Onehotrix Point Never).

Pero no todo es improvisación de tonos estridentes, en el tercer track: “Mirror in My Room”, el dúo logra una sofisticada canción que deambula entre el Jazz contemporáneo y los soundtracks de compositores como Joe Hisaishi. 

Si algo hay que recalcar en el sonido contemporáneo de éste disco es la combinación de instrumentos digitales (MIDI) en “Purplelight Wish”, que a la vez suenan como una nostalgia de la década de los ochenta por la sonoridad de los teclados (Si han escuchado a Peter Gabriel sabrán a lo que me refiero.

En “Rose 31” el dúo se dá su dosis de saxofón al colocar varias tomas del instrumento que se armonizan como si fuera un contrapunto. Éste es el track con menos elementos digitales y por lo tanto el más natural en su sonoridad. Si son amantes del sonido de artistas como Pat Metheny recomiendo mucho esta canción.

Conforme va avanzando el disco las influencias del Jazz se hacen más evidentes. En el último track “Near Future” el piano acústico toma protagonismo con figuras melódicas cuyo pulso se mueve como si fueran espasmos de arpegios subiendo y bajando en su registro. Pero no todo es acústico, también hay momentos en lo que bañan ese piano en reverb y colocan grabaciones de campo para remplazar la rítmica en la segunda mitad de la canción. 

En conclusión: “2” se siente como un trabajo que busca encontrar una nueva identidad para el proyecto a partir de la experimentación e improvisación. Es claro que acordaron ciertas limitantes para la concepción del disco, y su resultado termina en música instrumental que coquetea con la electrónica y con el jazz pero no se aferra a ningún género, se siente como si “Lifted” creara un nuevo género por accidente.

Compartir en:

CONTENIDO RELACIONADO