En vivo

AL fm

Loading...

AL música

Radio Barrio: Chapultepec

Sábado 6 de julio de 2019 | 10:00 – 20:00




 
Historia del Bosque de Chapultepec

El Bosque de Chapultepec se encuentra sumergido en un contexto urbano que advierte la evolución de una civilización. Posiblemente por ello mismo se guarda como tesoro la historia de un bosque que ayudó a forjar la cultura mexicana, desde su acercamiento al espacio hasta su construcción primigenia, lo cual resultó en una arquitectura de paisaje que lentamente lo convirtió en un sitio habitable. Con 678 hectáreas y el doble de tamaño de Central Park, el Bosque de Chapultepec forma parte de un espacio que se reconoce más adelante a través del tiempo, donde la creación humana reconstruye el imaginario de una arquitectura a cielo abierto.

Chapultepec significa “cerro del chapulín” en náhuatl. El nombre surgió en tiempos prehispánicos debido a la silueta que forma el lomerío sobre la enorme planicie sobre la cual se asentó la ciudad. El espacio de antaño fue utilizado por teotihuacanos, toltecas y mexicas como oasis urbano. Su estructura funcionó como refugio, fue punto de campañas militares por su ubicación estratégica frente a enemigos y fue sede de innumerables expresiones de placer, desde largos baños en sus albercas artificiales hasta ritos con la naturaleza.

Es en 1521, en el periodo de la conquista México-Tenochtitlán, que Chapultepec comienza a transitar hacia el espacio que es hoy. La época virreinal infunde en el bosque varias modificaciones, se dan nuevas construcciones y hasta catástrofes como la destrucción del templo para edificar una ermita dedicada a San Miguel Arcángel y la explosión de una fábrica de pólvora en 1784. En el siglo XIX, el lugar sufre aún más transformaciones con la instalación del Castillo de Chapultepec y el Colegio Militar, el cual es defendido en 1847 por los Niños Héroes, consolidando uno de los más grandes acontecimientos del lugar.

 

Es a principios del siglo XX, bajo el eje direccional del político y financiero José Yves Limantour, que florece propiamente el Bosque. Se abren caminos y se colocan fuentes, esculturas y kioscos. De igual modo, se instala el lago artificial y se construye la Casa del Lago. Además, en 1924, el Zoológico de Chapultepec abre sus puertas al público y se consolida como el primero de Latinoamérica.


Con el incesante crecimiento urbano del siglo, es alrededor de los años 60 que se concluye la segunda sección del Bosque y en 1974 se inaugura la tercera. En todo el resto del siglo se continúan construyendo edificios culturales, como el Museo Rufino Tamayo, el Museo Nacional de Antropología, el Centro Cultural del Bosque, El Auditorio Nacional y el Museo Papalote del Niño, por mencionar algunos. Así, el Bosque de Chapultepec demuestra su carácter ocupacional. Prácticamente todos los periodos de la vida de México se han dado en este espacio. Es precisamente en el bosque donde se reconocen, se expresan intenciones y costumbres de la sociedad mexicana a través de las numerosas épocas.

Compartir en:

CONTENIDO RELACIONADO