En vivo

AL fm

Loading...

AL música

SWANS – LEAVING MEANING

Por: Andrés Lupone

SWANS, el grupo conformado por Michael Gira y sus secuaces vuelve con su cuarto disco de ésta década. Si algo nos ha endeñado el tiempo es que M. Gira cambia de integrantes como de calcetines. Desde el debut de Swans en 1984 (Filth), la historia de Swans esta compuesta de perseverancia, contracultura y un arsenal de docenas de músicos. 

A pesar de una larga trayectoria de 40 años, el proyecto apenas acaba de encontrar su bien merecido reconocimiento a nivel global. Pasaron de tocar para 10 personas a llenar audiencias en festivales y ser headliners de festivales como el NRMAL. Todo esto sucedió cuando el señor Gira decidió reformar Swans con otro grupo de músicos para realizar cuatro discos bajo ésta formación, de los cuales dos de ellos (“The Seer y “To Be Kind”) han sido reconocidos mundialmente como dos de los mejores discos de la década. 

Ahora, sin mucho aviso ni anticipación, Swans publica su álbum decimoquinto de estudio, con una nueva formación de músicos. 

El disco abre con la introducción “Hums”, un calmado y nostálgico track de ambiente compuestos por armónicos de guitarra, atmósferas y hasta un chelo. Definitivamente nos indica el tono que el disco trae, menos agresivo que sus predecesores pero igual de profundo. 

Curiosamente hay un fuerte paralelismo entre la segunda canción “Annaline” y “Evangelline” (Canción de Angels of Light, el proyecto de folk que Gira llevó a cabo en los dosmiles tras la separación de Swans). Aparte de los nombres, ambas canciones comparten la misma melodía, pero “Annaline” es mucho más sutil, sin llegar a un clímax y manteniéndose firme en aquella tensión eterna. 

Si tuviera que haber un ejemplo clave de la música siendo creada en función de la letra sería “Amnesia”. El track es un nuevo arreglo de una canción de su disco de 1992 “Love of Life”, pero con unas alteraciones en la letra y una propuesta musical completamente nueva. 

Mientras la instrumentación en el verso es sutil en su arreglo de guitarras acústicas, la instrumentación sube exponencialmente en el coro (consistiendo tan sólo de una palabra, sin repeticiones). Pareciera que los instrumentos gritan la palabra Amnesia, encajando cada sílaba con un estridente sonido.

Pero no todo son historias de desapego, en la canción homónima del disco Gira le hace una oda a la música misma. Durante toda la letra usa la dicotomía que implica ver la música de manera materialista, de como es imposible verla, pero podemos mirarla. Todo esto acompañado de un elegante ritmo de vals y arreglos de vibráfono (realizados por “The Necks”, un grupo dedicado exclusivamente a la improvisación repetitiva), cuyas notas parecieran que quedan suspendidas en el aire. La canción demuestra el otro lado que Swans tiene de su música, contemplativa, sin creccendos pero manteniéndose leal a la tensión.

Hablando de tensión, Gira no es ningún extraño a los ritos. En “Sunfucker” se inspira en los sacrificios aztecas para explorar la historia de la fe y la lealtad en una ideología a través de la memoria colectiva. La canción misma se siente como un rito. Mientras la primera parte se construye de un acorde repetitivo de guitarra y un mar de síntesis, la segunda parte es un groove de batería que imita las sílabas del mantra que Gira canta por tres minutos. En un momento tenemos a la hermana de Gira cantando un verso.

Canciones como “The Nub” son una cátedra en como pintar imágenes con letra y música al mismo tiempo, donde ambos elementos son coherentes en respecto a su función respectiva, logrando un diálogo exitoso sobre una chica flotando en el espacio. La canción tiene a la artista transgénero Baby Dee como protagonista de esta historia suspendida en el espacio.

“It’s Coming It’s Real” es quizás la canción mas amena y tranquilizante en la historia de Swans. Desde la batería tocada con brochas hasta los coros de gospel, la canción da un giro nuevo y fresco dentro de la paleta de la banda. Es el soundtrack perfecto para una escena post-apocalíptica, pero no una trágica, sino una de aceptación. 

El único momento donde siento un poco flojo el disco es en “Some New Things”. La canción es repetitiva, como es de costumbre con la banda, pero el peligro de la repetición está en la idea madre que se repite. Tiene que ser concisa y precisa, de lo contrario su repetición se vuelve más tediosa y difícil de enganchar. La idea madre de ésta canción no presenta nada nuevo o fresco y en comparación con el resto del disco pareciera como una idea más mecanizada que natural. 

Para quien diga que Swans no puede escribir una canción sobre esperanza y felicidad, “What is This?” existe para probar lo contrario. “There is a star in my throat. In a voice, there is hope

In a space inbetween. Runs the milk of release” canta Gira detrás de una atmósfera espacial reminiscente del sonido de bandas como Spacemen 3. La última parte de la canción es el mantra que podría definir el concepto principal del disco: “Nothing can stop us from becoming nothing now”, una aceptación al desapego de nuestras ideas y posesiones en favor de una vida desvestida de ideas e ideología. 

El concepto principal del disco es un motivo que busca una forma de pensar en la cual nos desapegamos de nuestras ideas para vivir nuestros pensamientos como si fueran una respiración. Se trata de dejar conceptos que nos aten y aceptar cualquier tipo de pensamiento por como es, en lugar de negarlo o ignorarlo. Para quien diga que el trabajo lírico de Gira es exclusivamente dedicado a conceptos existencialistas o nihilistas, éste disco prueba lo contrario. Las ideas exploradas en “Leaving Meaning” son más inclinadas hacia el Budismo y el desapego del materialismo. Como dice el título mismo, Michael Gira nos invita a olvidar el significado de conceptos abstractos en favor de una vida experiencias auténticas. 

Compartir en:

CONTENIDO RELACIONADO