En vivo

AL fm

Loading...

AL música

TELEMAT – TELEMAT

Por: Andrés Lupone

Telemat es el proyecto llevado a cabo por el productor, compositor y guitarrista originario de la CDMX: Mateo Sánchez Galán. En este primer EP, Telemat se presenta como un proyecto con mucha personalidad y potencial. Su sonido rodea distintas caras y estados que gravitan hacia el IDM, desde momentos totalmente ambientales hasta un atasque percusivo.


El disco abre con “Toma 3.1”, título que posiblemente indica un proceso creativo de improvisación hecha a base de pocos elementos, pero cada uno de ellos está tan bien cuidado que se puede apreciar hasta la frecuencia más escondida dentro de la mezcla.
El track inicia con unas voces modificadas en velocidad, en un registro tan bajo que podría parecer que estamos en un templo escuchando una meditación futurista.


En el minuto 1:44 las voces se cortan un milisegundo para darle la pauta al beat principal. En tan solo un segundo Telemat da un ejemplo de como el silencio más corto puede ser el mejor recurso para resaltar la entrada de un nuevo elemento en el desarrollo paulatino de la rola.


El beat tiene como elemento principal unos hi-hats digitales y una tarola marcando los tiempos fuertes, pero lo que adereza este beat son las texturas ocasionales que añade como platillos en reversa y fragmentos de otros beats transformados en sonoridad que terminan sonando como otro instrumento.


Por el minuto 4:27 la atmósfera cambia y todo se torna más oscuro, las voces bajan de pitch y como si fuera una ecuación algebráica, el tono de las voces es inversamente proporcional a la sección rítmica (al bajar de tono, la tarola sube en la mezcla y se hace más presente).


Lo que más sobresale en esta rola es la cantidad de espacio que se construye con tan pocos elementos, se siente como un muro de sonido llevado a sus raíces. La voz tiene un bajo sub muy sutil y baterías.


El trance continúa en la segunda parte de esta canción: “Toma 3.2”, corte que podría ser mi corte favorito dentro del disco, se trata de la continuación (y a la vez la antítesis) de la misteriosa atmósfera del primer track, pero por el segundo minuto el trance se rompe y la música entra en un delicioso atasque de sonidos. Son tantas cosas sucediendo que resulta difícil discernirlas en sus elementos, lo que puedo decir, para no dejar las cosas en tanta abstracción, es que la conjunción de éstos elementos se sienten como una improvisación de Free Jazz, pero en vez de tener una batería con swing, se tiene una batería de drum and bass yendo más rápido que un caballo de carreras.


En el tercer minuto volvemos al minimalismo ambiental con lo que podría ser un piano estirado digitalmente, acompañado de unas texturas que dan la imagen de estar en un desierto con el viento transcurriendo por la piel y sus resonancias murmurando al oído. Después de como 4 minutos de este momento contemplativo, volvemos al trance en otro delicioso beat de múltiples pulsos, como si fuera una sección rítmica compuesta de glitches y accidentes.


El tercer track, “Caigo”, es un track que comienza con beat muy elegante acompañado de una cama muy sutil de ambientales mientras otras texturas en otro rango de frecuencias acompañan el ritmo. Por el segundo minuto la rola cae a una parte sorpresivamente de Trip- Hop, con un bajo tomando el papel de liderazgo.


“Afecto”, el cuarto track, podría ser el mejor corte para introducir a alguien a este disco. Es un trak con un corte divertido, dinámico, rápido y bailable, compuesto por una drum machine corriendo en una velocidad muy rápida y una pegajosa melodía de sintetizadores (después de escuchar ésta canción por primera vez tuve esa melodía en mi cabeza el resto del día).


Por la mitad del track tenemos una parte con breakbeats que me recuerdan a aquellos discos editados en WARP. En “Filme” ocurre un respiro satisfactorio de aquella intensidad bailable del primer track para abrir el paso a lo que podría ser la balada del disco. Se trata de un track que remplaza elementos narrativos como una melodía en favor de sintetizadores desintegrándose cíclicamente. En la rola se sienten más directas otro tipo de inspiraciones, podría sonar a artistas como Cluster en los 70’s. Por el minuto 4:07 la rola toma un respiro del trance y suena una melodía de sintetizador que a su vez armoniza una ola de secuencias.


“Muerte” es el oscuro final del disco. Empieza con lo que me resuena a un sample de campanas con un sutil pero elegante bajo en el fondo. Por el minuto 2:20 para contrastar la calma podemos escuchar una serie de glitches que muy atinadamente coordinan con la entrada de otro elemento de percusión como los hi-hats. La rola tiene un desarrollo lineal pero a la vez lleno de sorpresas escondidas.


En este EP Telemat se revela como un proyecto con mucho potencial, es un disco con mucha personalidad y le da un giro refrescante al género. La progresión del disco es gradual y muy elegante. En los primeros dos tracks nos adentra a una atmósfera con mucho espacio para que poco a poco inducir a un trance que explota en la mitad del disco y vuelve a bajar de una manera muy cíclica en los dos últimos cortes.


Este debut es uno de aquellos EP´s que no son lo mismo si no lo escuchamos en su totalidad y en el orden de las rolas.

Compartir en:

CONTENIDO RELACIONADO