En vivo

AL fm

Loading...

AL música

“Why Hasn’t Everything Already Disappeared” de Deerhunter

Por: Andrés Lupone

Deerhunter regresa después de tres años con un nuevo disco, el tercero sin la participación del antiguo bajista de la alineación: Josh Fauver, quién falleció a finales del año pasado. Josh ya se había salido de la banda en el 2013 después de llevar unos diez años tocando para Bradford Cox y compañía.

El título de este disco es de un humor satírico, casi nihilista, dando guiños a una paranoia de un supuesto apocalípsis próximo.

El disco abre con “Death in Midsummer”, una balada con una guitarra (o quizás un mandolín) de carácter medieval y poco a poco entran los otros elementos de la banda hasta estallar en un coro lleno de sintetizadores y texturas. Estructuralmente esta canción no es nada convencional, en vez de volver al verso después del coro, va a una especie de post-coro y ninguna parta se vuelve a repetir. 

La letra fue concebida al ver una foto de una multitud huyendo de una pila de cadáveres en la revolución Rusa de 1917. Habla de la clase trabajadora viviendo al día y muriendo en lo que Bradford describe como montañas envenenadas. Al final del coro nos da una frase aterradora “They were in debt to themselves. And What? Is it paid off now?”. Dando a entender la mentalidad en la cual el trabajador vive en una deuda que nunca va a poder pagar para al final morir y nunca poder vivir la libertad. 

En “No One’s Sleeping”, Deerhunter nos brinda una nueva paleta de sonidos e instrumentación con un arreglo de cuerdas y una sección de metales acompañados de una guitarra casi shoegazera, recurriendo a el tremolo bar. La letra es corta pero su mensaje es curioso. Habla del asesinato de Jo Cox, una mujer que pertenecía al parlamento Británico, ejecutado por un Neo Nazi de 52 años con una fuerte enfermedad mental. 

La siguiente rola “Greenpoint Gothic” (Quizás un interludio ya que es instrumental) Consiste de una dulce melodía de sintetizadores con Phaser y breaks con marimbas. Se me hace muy extraño meter un interludio instrumental a la tercera canción pero creo que sirve para procesar las historias que Bradford Cox nos había contado previamente. 

Seguimos con “Element”. Musicalmente esta rola me recuerda a la época de Deerhunter en el 2010 cuando sacaron su más célebre disco “Halycon Digest” con detalles como la melodía de la voz siendo doblada por un piano. En el coro tenemos otro arreglo de la sección de cuerdas y el título de la canción siendo cantado por voces. Lo único que se me hace extraño y no me encanta de esta canción es como acaba abruptamente cuando apenas estaba entrando en el ambiente de la música. 

La siguiente rola “What Happens to People” habla sobre la muerte de las emociones en la gente y el lento pero seguro desalentamiento de seguir motivado.

En “Detourment” por primera vez escuchamos algo completamente nuevo en la discografía de esta banda, se trata de un muro de sonido de sintetizadores, lentos acordes con guitarra y una voz robótica haciendo una propaganda mundial dirigida al desapego de nuestros cerebros eléctricos para contactarnos con espíritus elevados. 

El álbum sigue con la rola que menos me gustó de todo este conjunto: “Futurism”. Desde las infantiles melodías de la voz hasta un verso que se siente forzado en su naturaleza de extender el motivo melódico del coro con una instrumentación de batería y bajo. Este segmento del disco se siente como un relleno ya que realmente no aporta nada nuevo a la narrativa del disco y las melodías del coro no me llaman mucho la atención como para escucharlas más de una vez. 

En “Tarnung” tenemos un descanso de los mensajes e instrumentación del disco con unas marimbas melódicas y otro arreglo de saxofones. Esta rola es un agradable descanso dentro de la amplia instrumentación que conforma este disco. 

El recreo acaba y regresamos a la prendido con “Plains”, la rola más bailable de este disco, donde incorporan cajas de ritmos y un coro completamente psicodélico. Esta sería mi canción favorita del disco si no fuera por su abrupto y rápido desarrollo. 

El disco cierra con “Nocturne”, siendo el corte más largo del álbum. Es un instrumental que consiste en un pegajoso ritmo de batería y un simple y rítmico piano. Después entran capas sintetizadores ligeramente desafinados para finalmente bajar a una sección de algo que podrían ser guitarras procesadas y bajadas de tono. Es una rola interesante pero no termina de dar una sensación de final, te deja con ganas de más.

En general este disco no me termina de atrapar, tiene ideas y momentos interesantes pero siento que Deerhunter esta en un momento en el que ya hizo su statement con discos de culto como “Microcastle” y Halycon Digest” en la década pasada y ahora no saben si seguir con el mismo estilo o experimentar con nuevas texturas e instrumentación. Hay momentos en el que se ve que quieren experimentar al meter cuerdas y saxofones pero en realidad no son elementos que le dan un giro sorprendente o necesario que complementan a la canción, más bien se escuchan como ideas de meter instrumentaciones no usuales sólo por el hecho de meterlas. 

En general el álbum es una escucha agradable y entretenida, pero no termina de cuajar como sus trabajos anteriores lo habían hecho. Como ya había dicho, es el sonido de una gran banda después de sus años de gloria creativa y su actual inseguridad sobre la dirección estética. Si hay algo que puedo rescatar es el contenido lírico, Bradford Cox habla de temas interesantes con ciertas metáforas una sátira que le sale muy natural.

Compartir en:

CONTENIDO RELACIONADO