En vivo

AL fm

Música continua

AL música

Desabastos: la voz de mexicanos en pos de una vida sin carencias

Por: Ximena Eunice Manjarrez

Sin resolución el número de desabastos en México por medicamentos oncológicos, agua y vacunas. 

Foto: EFE

Desabasto. Una palabra popular a lo largo de la última semana, pero en realidad, más recurrente de lo que parece. Y es que, según la Real Academia española, en el sentido estricto de la palabra, su significado refiere a gastar, disminuir o debilitar. Por un lado, padres de niños con cáncer denuncian la falta de medicamentos oncológicos para el tratamiento oportuno de sus hijos; por otro, un grupo de personas más presentan quejas por desabasto de agua ante la CEDH; y finalmente un posible desabasto de vacunas contra la gran crisis sanitaria que nos aqueja hoy en día. 

Pero ¿Cómo llegamos a este punto?

Si nos ponemos a pensar en todos los factores que nos orillaron a estas circunstancias, habría que escribir todo un reporte de investigación. Por el contrario, si nos detenemos a ver cómo desembocan no sólo estos casos, sino la mayoría de las situaciones en las cuales existe de manera directa un desabasto, podemos observar una constante: sociedad civil. 

Pero la historia de la sociedad civil no ha sido del todo lineal. La etapa de un gobierno autoritario mermó en la capacidad organizativa ajena a los intereses del Estado, y hacia finales del siglo XX los ciudadanos comenzaron a organizarse por medio de movimientos y organizaciones políticas y sociales, a fin de cambiar la estructura normativa en la que vivimos, apunta Alfonso León Pérez doctor en Estudios Sociales de la UAM. 

Y algo es un hecho, el desabasto de medicamentos, de agua, de alimentos o de cualquier otro tipo de escasez, incumbe a temas meramente políticos que atentan directamente contra el bienestar de toda ciudadanía al violentar su salud, tranquilidad, derechos e incluso economía. He aquí el porqué de la importancia que da el llamado tercer sector para poder exigir lo que “por derecho nos corresponde” y que se aleja de hacer movimientos golpistas. 

Prueba de lo anterior, es la constante labor que las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) han realizado a lo largo de los últimos años en materia de políticas públicas en México, mayormente relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) enmarcados por la ONU. Sin embargo, actualmente, uno de los mayores retos a los cuales se enfrenta este sector, es la desacreditación o subestimación de su trabajo en la administración actual. En un artículo de Animal Político, María Elena Morera y Ángeles Quintana opinan: 

“Lamentamos profundamente que la situación pueda empeorar con el nuevo gobierno. […] El presidente López Obrador ha reiterado su desconfianza, e incluso desagrado respecto de la sociedad civil, a la que ha calificado de “fifí” y de ser parte de la mafia del poder. Estos señalamientos, que descalifican el trabajo de miles de mexicanas y mexicanos, están muy lejos de tender puentes de diálogo, que es lo único que nosotros queremos con el presidente, así como con las autoridades de todos los órdenes de gobierno: queremos espacios que nos permitan exponer nuestros argumentos y conocer con detalle sus propuestas, acciones y resultados; queremos también que haya transparencia y rendición de cuentas, la obligación más elemental que tienen los gobernantes para con sus gobernados. No queremos confrontación con nadie; únicamente queremos diálogo y colaboración en favor de nuestro país.”

El pasado miércoles 30 de junio, el subsecretario Hugo López Gatell acusó en televisión que la falta de medicamentos para niños con cáncer es una mentira y aseguró a los manifestantes –entre ellos, miembros del tercer sector– de tener narrativas golpistas. 

Advertisement