En vivo

AL fm

Loading...

AL música

GUERILLA TOSS – WHAT WOULD THE ODD DO? EP

Por: Andrés Lupone

La banda de Boston nos sorprende con un séptimo EP lleno de aquella masa homogénea de muro de sonido, psicodelia y una espirito peculiar punk.

En su último disco de 2018, “Twisted Crystal”, el quinteto exploró nuevo terreno y énfasis en el groove. En tracks como “Metereological” se sienten fuertes paralelismos a discos como “Remain in Light” de Talking Heads, pero el disco logró explorar con resultados exitosos una nueva mezcla de psicodelia y post-punk sin ser extremadamente referencial a sus influencias. 

La personalidad de ésta banda es única y rara en su especie. Sí, los puedes meter en aquella caja con la etiqueta “psicodelia”, pero su música tiene escondida ciertos guiños a movimientos o géneros que no han sido necesariamente clasificados en éste género. 

La banda viene de cuatro músicos de conservatorio que decidieron entregarse al punk psicodélico tras conocer a Carson, la cantante de la agrupación.

El EP abre con una gloriosa introducción del track homónimo. A pesar de recurrir mucho al drone, los sintetizadores pulsantes realizan modulaciones en la tonalidad dignos del espíritu de Syd Barrett, es una explosión de sonidos misteriosos e indescifrables donde la voz de Carson es la narrativa y el pegamento que homogeneiza ésta explosión de sonido.

El EP sigue con “Plants”, la canción metronómica y bailable de la selección. En el coro de ésta canción consiste de una sección en 7/4 que, a pesar de ser un compás irregular, no se siente como un recurso forzado por el afán de tocar algo más complejo. Se siente natural con el resto de la canción. En esta canción también resaltan mucho los sonidos de sintetizador que suenan entre una cucaracha y una sirena de ambulancia pasados por un filtro granular. 

“Future Doesn’t Know” es definitivamente uno de las canciones más extrañas de éste año. Por un lado se siente como rock progresivo de os 70’s a-la King Crimson y por otro como una canción de aquellas bandas de post-punk ruso, basando su sonido con un fuerte énfasis en los sintetizadores. También resulta refrescante escuchar la voz de Carson irse más hacia el lado melódico, fuera de su estilo usual de spoken word. 

Pero este quinteto no vive exclusivamente para la nostalgia. En tracks como “Moth Like Me” recurren a elementos más modernos como el glitch en cajas de ritmos. 

Pero todos los estilos explorados en el EP se mezclan en el track final del disco: “Land Where Money’s Nightmare Lives”. La canción se balancea entre la delgada linea del funk y el garage a partir de enormes crescendos que resuelven a el mismo groove, pero cada vez agregando más capas para terminar en un explosivo punk acompañado de un recurso poco usado en éste género: El tono de Shepard (una ilusión sonora que se construye a partir de un tono que va creciendo y subiendo en afinación sin llegar a una resolución. 

El EP en general de siente como un tono de Shepard, con una tensión perpetua que solo parece subir y subir tanto en tono como en energía para dejarnos en un clímax que nunca baja. La única manera de descansar la mente de todas estas resoluciones sería volver a empezar el EP desde el principio y escuchar un loop hasta el final. 

La música de Guerrilla Toss no es para cualquiera, no por ser muy estridente u obscura, si no por ser el extraño resultado de rolas de Pop pasadas por un filtro automático de experimentación sonora y síntesis. Éste EP, a pesar de ser tan solo una pequeña probada de lo que la banda tiene por ofrecer, resume y define perfectamente las cualidades de este extraño proyecto.

Compartir en:

ARCHIVO DE PROGRAMAS

CONTENIDO RELACIONADO