En vivo

AL fm

Música continua

AL música

KELLY MORAN – ORIGINS EP

Por: Andrés Lupone

Si algo definió las maneras y procesos de hacer música que caracterizaron el sonido de esta década, la música electrónica quizás fue el factor que influyó nuestra manera de percibir el sonido. 

Gracias a el rango infinito de frecuencias que se pueden reproducir, el espectro general de timbres al que estamos acostumbrados ha aumentado. Por consecuencia, nos hemos vuelto más curiosos y hambrientos de manipulaciones al sonido. 

Pero esta búsqueda por crear nuevas sonoridades a partir un sistema de notas lleva existiendo desde hace muchos años. Tiene alrededor de cien años cuando compositores como Henry Cowel, Maurice Decalge y Villa Lobos empezaron a experimentar al ponerle objetos como hojas y utensilios a las cuerdas del piano, duplicando las posibilidades de sonidos que puede emitir el instrumento. 

Gracias a artistas como Kelly Moran, los resultados logrados por experimentar con el piano preparado se han traducido a el uso de la tecnología digital, dejando mucho espacio qué explorar a través de diferentes paletas sonoras. 

En Origins (su nuevo EP), Moran es capaz de pintar sentimientos e imágenes sonoras muy claras con tan sólo un piano. No es el piano en sí, es la manera en la que juega con las posibilidades que la resonancia, las cuerdas y las vibraciones le pueden dar. 

En pocas palabras, Moran toca un nuevo instrumento a partir de uno ya existente sin la necesidad de alteraciones digitales. 

Lo mejor de este EP es que no es música difícil de escuchar. A pesar de no tener elementos llamativos como voz o secciones rítmicas, las notas que Moran toca (tanto naturales como preparadas) cumplen cada una de estas funciones y son capaces de contarnos historias.

Desde la misteriosa atmósfera de pulsos variables del primer track: “Reflexive Music (Autowave)” hasta los sentimientos de nostalgia encapsulados en “Love Birds, Night Birds, Devil Birds” por la combinación de un sintetizador digital, Moran explora diferentes sensaciones y se reafirma como una artista muy versátil.

Lo que tiene Moran que carecen los compositores mencionados previamente es la capacidad de crear historias con narrativa consistente a partir de la improvisación. En track como “Helix II” los discursos musicales se sienten en completa libertad, una libertad que pocos artistas como Alice Coltrane y Pharaoh Sanders son capaces de expresar. 

En “Night Music” (El último track del EP), Moran nos despide de una manera un poco mas dulce, pero sin perder aquellos toques sombríos que caracterizan este EP tan lleno de espacio. 

Compartir en:

CONTENIDO RELACIONADO