En vivo

AL fm

Música continua

AL música

KIRIN J. CALLINAN – RETURN TO CENTER

Por: Andrés Lupone

Hace unos cinco años tuve la oportunidad de presenciar uno de los conciertos más extraños y excéntricos que he visto en mi vida. Se trataba de un jugoso eclecticismo ejecutado en una filosofía de eterna ironía. Se trata de el mequetrefe más provocativo de la industria y el niño terrible de Australia: Kirin J. Callinan. 

Callinan es un artista que nunca deja de sorprender y lleva a cabo ideas que uno nunca pensaría como posibles. Mezclando géneros opuestos como EDM, Industrial y Synth-pop.

En sus propias palabras, Callinan es un experto en hacer “grandes declaraciones vacías”. 

Siendo un ser completamente desquiciado, el artista Australiano parece ejecutar sus ideas de “mal gusto” con mucha elegancia y precisión. No cualquiera puede llegar a tocar tantos géneros e ideas y mantener un hilo de cinismo que permea tanto en la música como en las letras. En mi opinión, es lo más cercano que tenemos a un Frank Zappa moderno (quizás no tiene una ejecución tan virtuosa, pero el contenido lírico y conceptual es digno de su legado).

Para su tercer disco, Kirin lleva a cabo otro extraño concepto: El proceso de “Return to Center” consistió en comprar una serie de instrumentos en Guitar Center para grabar el disco dentro de el breve periodo que permite la garantía de devolución, para que literalmente todos los instrumentos del disco sean “devueltos al centro” y Kirin rescupere todo el dinero invertido en ellos. 

Pero esta misión no es lo único que define el título del disco. También la música consiste en puras re interpretaciones de las canciones favoritas de Callinan, siendo otro “Regreso al Centro”. 

A pesar de ser una colección de covers, la esencia ecléctica y los temas de género y sexualidad característicos de Callinan siguen siendo presentes y se refuerzan con mucha grandeza. Por ejemplo, “The Homosexual” (originalmente de Momus) es una canción que habla sobre un hombre que tome venganza sobre un ejecutivo de masculinidad tóxica que se burló de su naturaleza afeminada al lograr que su esposa se vaya con él. 

Otro momento que resalta mucho del disco es “It Takes a Muscle to Fall In Love” (de Spectral Display): Una bella balada que nos da esperanza en el amor desde un punto de vista nihilista. Como dice en el verso “Just remember for all you know. Good or bad, come what may. You’re gonna live tomorrow if you don’t die today”. 

Éste es un mantra que recomiendo para aquellos que se desilusionan por el amor. 

Tampoco podemos pasar por desapercibido el cover del gran Randy Newman, “Pretty Boy”: El track más elegante del disco. En esta canción Kirin llega a una interpretación al nivel vocal de Nick Cave. 

Irónicamente, el único track original del disco (y homónimo) es un extraño instrumental que combina una delicada pieza de ambient con grabaciones de risas, logrando un contraste que incomoda la experiencia de escuchar. 

Hablando de contrastes, Callinan regresa a sus influencias de Post-Punk al hacer un cover de “Rise” (Public Image Ltd.). Pero hace el instrumental más alejado al género posible, siendo una capa de instrumentación acústica más doliera que nada. 

A pesar de ser un disco compuesto de covers, “Return to Center” logra entrar dentro del canon sónico y conceptual de Callinan, pero al realizar cambios drásticos en los arreglos musicales, pone en alto el estándar de las re interpretaciones, apropiándose de cada una de las canciones.

Compartir en:

CONTENIDO RELACIONADO