Aire Libre en vivo

Aire Libre en vivo

Música continua

Música continua

La poesía de la mujer Afgana y su futuro incierto

Por Lilith Sullivan

My beautiful picture: Nadia Anjuman

El 12 de agosto presenció el arrebato de la palabra humana, el silencio del grito que aúlla en la insurrección enversada del arte de la mujer en la ciudad afgana de Herat: el Talibán derrocha el miedo, y en sus grietas florece la poesía de la revolución. 

Una ciudad con un pasado emblemáticamente; permeada de poetas, artistas y amantes de la cultura. Herat cayó ante el Talibán, un grupo fundamentalista, donde la promesa y esperanza de la democracia se deslinda de lxs ciudadanos ante la promesa de respetar lxs derechos de las mujeres conforme las normas afganas y la moral Islámica: promesa de la muerte a su individualidad, la muerte simbólica de poder decidir por ella y para ella. 

Esta ciudad, siendo protagonista de la resistencia al Talibán, ha sido cuna de la firmeza de la mujer Afgana, ha abierto las puertas de sus escuelas en búsqueda de paz, libertad, y creación individual. Sin embargo, se le ha prohibido a niñas jóvenes, aquellas que buscan encontrar la sinceridad de la amistad y la exploración del mundo, el acceso a la universidad. Herat permanece como estela de luz con futuro incierto, y el resto de la nación, las mujeres y lxs personas que habitan sus espacios, se revelan ante la pluma y desenvuelven el miedo y la rabia ante una realidad arrebatada con esperanza de ser escuchadxs. 

Las letras de las poetas que vivieron ante el Talibán en su primera instancia, como Soumaya Ramos y Nadia Anjuman, resuenan con cada estrofa el sentimiento antibélico, poderoso, y transparente que adueñan su existir, e inspiran hoy en día, nuevamente, a la liberación mediante la creación

Queda escuchar, queda leer, queda saber a las mujeres Afganas como creadores de vida, de ser, de luz. Buscar en sus sílabas el siguiente aire de esperanza para la vida digna, el respeto al existir en todas sus manifestaciones.

Contenido Relacionado

Advertisement