En vivo

AL fm

Música continua

AL música

México pesado: El ruido del Loud, Slow and Distorted Riffs

Por Santiago Gómez Sánchez

Loud, Slow and Distorted Riffs

La CDMX, cadáver del D.F, es aquella monstruosa ciudad que devora a todos y a todas con sus mandíbulas metálicas y convierte en concreto a quien se atreva a mirarla directamente a la cara. Pero ocultos entre sus cuevas, nacen sellos como el de Loud, Slow and Distorted Riffs (LSDR)la resistencia del underground, que busca afrontar aquellos gritos monstruosos con armas en la forma de ritmos pesados y distorsionados.

Este sello, basado en la Ciudad de México, y fundado por Román Tamayo, es un pedazo importante del underground citadino y mexicano en general. Se enfoca en música pesada, pero olvídate de cualquier preconcepción de pesadez; LSDR es matar-a-zombies- con-una-motosierra pesada. Todo lo que saca este sello es densidad asegurada. Entre sus rangos figuran géneros como el stoner, doom, drone y psicodelia -o como diría Otto: todo lo que marea- y álbumes de bandas como Los Mundos, El Culto del Ojo Rojo y varios bootlegs de presentaciones en vivo, de Terror Cósmico, Nazareno el Violento y hasta una memoria sonora de la tercera edición de Los Grises.

Doomed & Stoned Latinoamérica

Además del sello, Tamayo es miembro de la banda Vinnum Sabathi, soldados en la cruzada del ruido. Lo último que sacaron fue una sesión en vivo junto la banda Cardiel.  Además, maneja un blog llamado Doomed and Stoned Lationamerica, un archivo importante, ya que no solo reúne bandas contemporáneas de toda Latinoamérica, sino que también busca crear una genealogía de estos géneros de rock pesado, información que nos ayuda a comprender y escuchar de forma distinta las bandas que hoy conforman la escena de LATAM.

En el caso de México, Tamayo menciona como predecesores a grupos como los Dug Dugs, La Revolución de Emiliano Zapata, Ciruela, entre otros, y como pioneros de toda la escena a The Sweet Leaf y Roots. No te preocupes si algún nombre no te suena, la importancia de este sitio radica precisamente en mostrar a las bandas que pavimentaron el camino para que hoy existan eventos como el festival Hipnosis, o sellos como el de Tamayo.

La relación de México con el rock ha sido siempre extraña y turbulenta, desde la continua represión durante el siglo pasado hasta los periodos en los que siempre cae donde parece que solo existen dos bandas en el país -o véase los headliners de siempre-. Por ello esfuerzos como el de Tamayo, tanto LSDR como el blog, son un machetazo de ruido que busca abrirle el camino, en esta jungla de país, a nuevas formas de destrucción sonora. Los y las amantes de la música underground encontraran, en los esfuerzos de Tamayo, un espacio desconocido y oscuro para explorar y poder perderse.

Advertisement