En vivo

AL fm

Música continua

AL música

‘PAN Y CIRCO’ CON DIEGO LUNA: CONVERSACIONES (INCÓMODAS) QUE DEBEMOS TENER

Soups 
Fecha de publicación: Agosto 7, 2020

Pan y Circo con Diego Luna no es una serie tradicional, o al menos no es el tipo título que estamos acostumbrados a ver en plataformas de streaming. Por el contrario, se trata de un ejercicio innovador que nos recuerda la importancia de rituales cotidianos como compartir la mesa para convertirla en un espacio de diálogo, escuchar a todos los que nos rodean y conocer nuevos puntos de vista.

La premisa de Pan y Circo puede parecer simple o incluso hasta superficial a primera vista: seis invitados, reunidos por Diego Luna en torno a una cena preparada por grandes chefs, para hablar de diversos temas de actualidad.

Diego Luna, el anfitrión de una mesa de debate

Sin embargo, el trasfondo es mucho más complejo de lo que parece. De entrada porque en Pan y Circo, Diego Luna no sólo asume el rol de anfitrión, sino que nos permite ver a una persona (por no decir un extraño espécimen para esta época) que quiere escuchar, y sobre todo entender. ¿Por qué no escuchar distintas voces de temas tan complejos como el aborto, la legalización de las drogas o el racismo?

La comida preparada por Elena Reygadas, Enrique Olvera o Alejandra Barbosa, no es un adorno o un pretexto para decorar el set, sino por el contrario, es el vehículo que permite la conexión de ideas y de puntos de vista, pues tal y como hemos visto en otras series como Chefs Table Parts Unknown de Anthony Bourdain, la comida es mucho más que “comida”.

A través de esos platillos y de cómo los comemos, se reflejan nuestras raíces, nuestras costumbres, nuestras personalidades, el México que se pone sobre la mesa…

“Podemos seguir siendo quienes somos, podemos seguir dándonos el tiempo de comer y de descubrir cosas en la mesa. Pero también ese momento, incluso, puede ser un momento que se trate de lo importante. No tenemos que ignorar la responsabilidad que tenemos como ciudadanos, como científicos, como artistas, activistas, políticos…

Que no se nos olvide la responsabilidad que tenemos de reflexionar sobre esta realidad en la que vivimos que tiene tantas cosas que cuestionarse, es lo que dice Diego Luna para resaltar la necesidad de generar espacios como este.

Usemos la mesa para escuchar al otro

Los temas que aborda Pan y Circo no son fáciles de digerir, pero al mismo tiempo son temas de los que hablamos y experimentamos todos los días: violencia de género, feminicidios, despenalización del aborto, legalización de drogas, migración, cambio climático.

Temas que afectan directamente la vida de millones de personas, palabras de las que todos tenemos una postura u opinión, pero de los que preferimos no hablar en público para no ser juzgados, para no disentir, para no exponernos, pero sobre todo, para no abrirnos a escuchar otras opiniones.

Se nos está olvidando la capacidad de escuchar, y escuchar es la capacidad de entender, y entender es esencial para no vivir en un mundo donde todos nos mentamos la madre, nos agredimos, nos anulamos. Porque así, lo único que pasa, es que como sociedad perdemos nuestro poder porque estamos desarticulados”. 

Desgraciadamente, si algo ha provocado el confinamiento y la crisis que trajo consigo el COVID-19, es precisamente el distanciamiento de personas, y al mismo tiempo de opiniones y de espacios para el diálogo.

Algo que también aborda Pan y Circo en su primer episodio –el cual fue grabado a distancia con la ayuda de iPhones que fueron enviados a los invitados–, es que de alguna forma, el aislamiento físico no significa que también debamos aislarnos de otras voces u otras opiniones, y más en una época en la que constantemente pensamos en “el futuro” o la “normalidad”.

Estos conceptos los tenemos que construir hoy más que nunca pues, ¿cómo queremos que sea nuestra normalidad?, ¿cuál es el futuro que queremos construir?

“La pandemia nos ha dejado claro que si no profundizamos en estos temas, habremos perdido la oportunidad de este gran ente que el COVID-19 nos puso encima, que mete todo en foco y permite vernos como somos. Es la oportunidad más importante de transformarnos como sociedad”, mencionó Diego Luna.

¿Quiénes son los invitados?

Más que invitados, podríamos decir que cada episodio de Pan y Circo presenta una serie de protagonistas, un ensamble de voces que representan diversas posturas y pensamientos que comienza con las figuras más rígidas (y al mismo tiempo las que más se incomodan) como la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; Hugo López-Gatell; Miguel Ángel Osorio Chong; o el expresidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

También figuran activistas como Odilia Romero y Julia Caravias. Artistas como Rubén Albarrán de Café Tacvba, la cantante Li Saumet, la soprano Mixe Maria Reyna, Ana de la Reguera y Gael Garcia Bernal.

Todos ellos hablando, discutiendo y compartiendo el pan al mismo tiempo que sus ideas, experiencias. Y sí, tal vez muchos estén pensando que “sólo invita a sus amigos” o “a gente famosa”; sin embargo es importante reconocer que es a través de estas personalidades, que muchos de estos temas llegan a la mesa de miles de personas que por alguna razón, piensan que no son relevantes o no les importa, provocando que nos cuestionemos, reflexionemos y actuemos con un poco más de atención.

Bien dicen que al pueblo Pan y Circoy en una era en donde la polarización y la estridencia se han vuelto parte importante de nuestra vida diaria, no podemos negar los esfuerzos como el de Amazon Prime Video y la Corriente del Golfo al estrenar Pan y Circo, pues como dice Diego Luna, “usemos la mesa para escuchar al otro“.

Compartir en:
Advertisement