En vivo

AL fm

Loading...

AL música

Radio Barrio: C.U.

Sábado 17 de agosto de 2019 | 10:00 – 16:00

 



 

Amor Rebel

Llegaba la fecha número tres del torneo Verano de 1998. Pumas, después de sufrir dos partidos con un empate y una derrota, se encontraba urgido de una victoria. En este tercer partido, Celaya visitaba Ciudad Universitaria, completamente desamparado por no encontrarse de local. A pesar del triunfo que se llevaron los universitarios con un 3 a 1, el partido pasó sin mucha pena ni gloria en la historia futbolera. La razón por la cual es merecido recordar este partido del 18 de enero de 1998 es porque ese día, en esas canchas, se marcó el inicio de una leyenda viviente de las porras a nivel mundial: La Rebel.
 
En ese entonces, la afición sudamericana tenía sus bases en un principio sencillo. La tribuna local se denominaba Palomar y la de visitante Pebetero, ambas ocupando un medio del estadio. Dentro del Estadio Olímpico Universitario, que alberga 72,000 espectadores, apoyar al equipo auriazul se reducía únicamente a dos opciones de la barra palomera: la Ultra y la Plus. Se trataba simplemente de dos porras que mediante albures y mentadas, se organizaban para entonar una arenga, reclamarle al árbitro e incluso ovacionar al delantero.
 
Fue entonces cuando la familiaridad de ambas porras cansó a un grupo muy limitado de la Plus. Una nueva forma de animar al equipo era necesario frente al sentimiento de comodidad. En la misma tribuna de Palomar, a unos túneles de distancia, un grupo de jóvenes se asentó mediante gritos y cánticos, todos inspirados en la forma sudamericana de apoyo, la cual incluía frases motivacionales al club y a sus respectivos jugadores. Algo que hasta ese entonces no se había visto en Ciudad Universitaria. Y que, a partir de aquel momento, no cesó.
 
Eso fue en el partido número tres. Para el sexto, Pumas se encontraba en el Azteca para enfrentarse al América. Iniciado el cronómetro, a un costado de la Plus, el nuevo y nutrido grupo de jóvenes ahogó el estadio más grande de la Ciudad de México. Los gritos al unísono y las banderas ondeantes se establecieron como la esencia misma de La Rebel, la barra más agitada, animada y fiel en la historia de la afición mexicana.
 
Hoy, La Rebel es símbolo del suelo en el que se erige. Empezar sin organización, sin apoyo externo, sin negocio, sin boletos, sin camiones. Ciudad Universitaria, al igual que su porra, nace con un mismo objetivo: la convivencia en un espacio en común. Porque hacer comunidad es buscar la inclusión y la diferencia, aunque sea bajo el lema “Rebel Orgullo Azul y Oro”.
 
La Rebel, de ese modo, se vuelve el lugar de convergencia para una entonación lúdica, más que de rebelión frente al sistema opresivo. La porra, incluso, se vuelve el depositario emocional, la fuente de identidad y el fenómeno social que define al fanático bicolor. Así, la barra del Club Universitario abraza el sentimiento compartido del gol o, de mejor manera, el pitazo que anuncia el triunfo. Este sábado 17 de agosto, Radio Barrio estará en CU para celebrar, una vez más, los gritos que hacen y delimitan a cada espacio.

Compartir en:

CONTENIDO RELACIONADO