En vivo

AL fm

Música continua

AL música

Sobre la Ley Olimpia

LA LEY OLIMPIA REGULA EL TRÁFICO DE IMÁGENES Y VIDEOS QUE SE COMPARTEN SIN CONSENTIMIENTO.

La información cada vez se comparte a mayor velocidad. Esto ha abierto la posibilidad de transferir archivos casi de forma automática; de que compartamos fotos o videos con más usuarios y ha posibilitado las plataformas de streaming. Ahora tenemos redes sociales más potentes y casi un almacenamiento automático de nuestra información en la nube. Que no son nubes, pero eso es otro tema.

Al mismo tiempo comunidades específicas se han formado; vivimos en un momento en que los klosters de usuarios con intereses similares comparten lo que les gusta. De manera inocente, pensaríamos en música (cómo lo hacen los fanáticos del Kpop), cine o cómics. Pero las redes también albergan grupos de odio, en los que se radicalizan ideas políticas y se debate de manera abierta en contra de poblaciones vulnerables. 

Otro problema son los grupos de Whatsapp de hombres. En ellos se ha normalizado compartir pornografía (en la mayoría de casos violenta y en algunos otros de menores de edad) y material íntimo que mujeres comparten con sus parejas. Esto resulta en una violación grave a la privacidad y tiene implicaciones reales en las víctimas.

Origen de la Ley Olimpia

Olimpia Coral Melo Cruz, de Huachinango, Puebla, grabó un video con su novio y este terminó difundiéndose de manera viral en la región. Al ser juzgada por toda la comunidad, violentada y víctima de innumerables acosos; trató de suicidarse en repetidas ocasiones. Olimpia entendió que ella era víctima de un tipo específico de violencia, del que no se habla normalmente. 

Olimpia se dio cuenta de que muchas mujeres atraviesan por situaciones similares; como esto sucede de forma virtual responsabilizar a las personas que inician el acoso era difícil. Al intentar denunciar le dijeron que no había delito ya que no estaba borracha, no drogada, ni había sido víctima de violación.

Junto con otras mujeres, se fueron organizando para presentar una iniciativa de reforma en Puebla en un foro ciudadano; que ahora conocemos como Ley Olimpia. A través de reformar el Código Penal estatal se tipifican estas conductas como violación a la intimidad y actualmente se ha replicado en 17 otras entidades del país.

¿Qué contempla la legislatura?

La Ley Olimpia no es una sola ley, es un conjunto de reformas legislativas encaminadas a reconocer la violencia digital y sancionar los delitos que violen la intimidad sexual de las personas a través de medios digitales, también conocida como ciberviolencia.

Las siguientes son conductas que atentan contra la intimidad sexual:

  • Video grabar, audio grabar, fotografiar o elaborar videos reales o simulados de contenido sexual íntimo, de una persona sin su consentimiento o mediante engaño.
  • Exponer, distribuir, difundir, exhibir, reproducir, transmitir, comercializar, ofertar, intercambiar y compartir imágenes, audios o videos de contenido sexual íntimo de una persona, a sabiendas de que no existe consentimiento, mediante materiales impresos, correo electrónico, mensajes telefónicos, redes sociales o cualquier medio tecnológico.

Por su parte, se entiende como violencia digital aquellas acciones en las que se expongan, difundan o reproduzcan imágenes, audios o videos de contenido sexual íntimo de una persona sin su consentimiento, a través de medios tecnológicos y que por su naturaleza atentan contra la integridad, la dignidad y la vida privada de las mujeres causando daño psicológico, económico o sexual tanto en el ámbito privado como en el público, además de daño moral, tanto a ellas como a sus familias.

***

La iniciativa ya está activa hasta el momento en: Ciudad de México, Puebla, Aguascalientes, Guerrero, Guanajuato, Baja California Sur, Coahuila, Chiapas, Estado de México, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Veracruz, Zacatecas y Yucatán. Las sanciones van desde multas de 100 salarios mínimos hasta 8 años de condena en prisión dependiendo de la gravedad de los casos. Este ejemplo de labor colectivo es un precedente ejemplar sobre cómo podemos atacar las nuevas problemáticas que la tecnología destapa en la sociedad.


  • PORTADA: Antonio Quiroga

Fecha de Publicación:
Miércoles 08/07 2020


Compartir en:
Advertisement