En vivo

AL fm

Música continua

AL música

Songs My Brothers Taught Malick

Por Mauricio Tinoco Pérez

Chloé Zhao, una directora de ascendencia china que ya cuenta con cuatro largometrajes, saltó a la fama mundial hace poco más de un año. Su más reciente proyecto, Eternals (2021),se estrenó el 4 de noviembre en nuestro país.

Antes de ganar el Oscar por Nomadland (2020), Zhao se dio a conocer con Songs My Brothers Taught Me (2015): la historia de John Winters y su vida en la reserva Pine Ridge, ubicada en Dakota del Sur, Estados Unidos.

La actuación de John Reddy como John Winters es extraordinaria.

John es un adolescente que está terminando la preparatoria y es muy cercano a su hermana menor Jashaun. Ambxs viven con su madre, una figura ausente debido a su alcoholismo. Al inicio de la película nos enteramos del fallecimiento de su padre, que a su vez es progenitor de otrxs 25 niñxs de la reserva, enviudando a 9 “supuestas esposas”.

John quiere irse de la reserva con su novia a Los Ángeles, para que ella estudie la universidad y él busque empleo. Su hermano mayor, que está en la cárcel, le dice que se vaya en cuanto pueda, que no lo piense, pero hay algo que detiene a John: Jashaun.

Esta cinta fue parte del laboratorio de desarrollo del Festival de Sundance, estrenándose en el mismo festival con opiniones divididas.

Songs… es un gran debut, sin embargo, carece de profundidad tanto en sus personajes como en su temática. Aún así, como estudio antropológico se observa el esfuerzo. Según la revista Empire, la directora vivió cuatro años en la reserva antes de siquiera pensar en grabar algo. Y se nota. El largometraje nos adentra en la difícil vida de las reservas de nativos americanos en Estados Unidos, un día a día lleno de carencias, familias rotas y adultos recayendo en las drogas.

El montaje de la película se siente en muchos momentos como una libre asociación, producto de la influencia de Malick. Sin embargo, detrás del estilo Malickiano se esconden muchos simbolismos y mensajes del inconsciente. Aquí, solo se percibe como un acomodo aleatorio.

La influencia de Terrence Malick en el cine de Zhao es innegable, la poesía visual que busca a lo largo de la historia es un tributo a todas luces. Solo basta asomarse a The Tree of Life (2011) para darse cuenta.

A pesar de las deambulaciones cinematográficas, junto con los actores no profesionales (que por cierto, ¡actúan muy bien!), no basta para terminar de conectar con esta cinta. Las películas en las que no pasa nada durante una hora y media son grandiosas, porque es justamente en ese “no pasa nada” donde ocurre todo (como recomendación, Gerry de Gus Van Sant es grandiosa). Lamentablemente, Songs My Brothers Taught Me no produce nada memorable, nada que permanezca en la memoria como algo trascendente. Una anécdota respecto a la vida de los indios americanos que se esfuma tan pronto salen los créditos finales.

Chloé Zhao buscaba claramente una voz propia en este proyecto. En Nomadland buscó los reflectores, ahora con Eternals aspira a… ¿qué? Esperemos que reanude en algún punto de su carrera el digno esfuerzo que realizó en esta ópera prima.

Advertisement